Ahorro de agua y energía en casa

Los hogares españoles consumen el 17% de toda la energía que se consume en el país y el 25% de la electricidad, con un gasto medio anual por vivienda que alcanza 990 euros, según un informe del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y Eurostat.
Y es que el potencial ahorro es de 19.611 GWh, una cantidad que permitiría iluminar todos los pisos de nuestro país durante un año. De ahí la pertinencia de desterrar ideas contrarias al ahorro y que dañan el medio ambiente.

Creencias erróneas:

Lavar a mano los platos gasta menos. Diversos estudios reflejan que con el uso del lavavajillas los platos quedan más limpios, se ahorran 30 litros al día y se consume un 10% menos de energía. Eso sí, han de ser aparatos eficientes de bajo consumo (en el momento de adquirirlos, hay que fijarse en su etiquetado energético), que permitan elegir la temperatura y reutilicen el calor para el posterior aclarado o secado.

Con respecto a otro no eficiente, elegir un electrodoméstico eficiente representa un ahorro, durante su vida útil, superior a un 70% del consumo energético. Lo mejor es usar el lavavajillas cuando esté lleno y cargarlo por la noche, ya que el consumo de red es menor.

Apagar la calefacción ahorra. Según un estudio de la Oficina Verde de la Universidad de Zaragoza, si se limita la temperatura a 16ºC entre las 22.00 y las 6.00 horas, se puede recortar un 13% el consumo anual de combustible, con respecto a lo que ocurriría si se mantiene una temperatura constante de 20ºC.

Con el apagado, el ahorro es aún mayor. La nueva reglamentación en España aconseja regular los termostatos a 20ºC en invierno, ya que 1ºC más de temperatura puede suponer un 7% más de consumo.

El stand by apenas consume energía. Dejar los aparatos eléctricos en modo espera supone un gasto de 231 kWh al año, casi lo mismo que el consumo medio anual del lavavajillas (246 kWh) y mucho más que el del ordenador (172 kWh). El stand by representa cerca del 5% del consumo de los hogares.

La pérdida de calor por las ventanas es residual. El 25% y el 30% de la calefacción que se gasta es por el calor que se va por las ventanas. Los sistemas de doble cristal o doble ventana pueden reducirlo un 50%.

Mantener los fluorescentes encendidos gasta menos. Encender un tubo fluorescente precisa un sobreconsumo eléctrico de una fracción de segundo. En iluminación incandescente, el tiempo máximo de ausencia que no compensaría el apagado y encendido posterior se reduce a 0,3 segundos.

La cocina de gas consume más. Las vitrocerámicas consumen cuatro veces más que las de gas. En el caso de tener una cocina eléctrica, usa sartenes y cazos con fondo grueso difusor.

Cuando el calor aprieta…

Uno de los principales responsables del aumento del gasto eléctrico en los hogares es el calor que sufrimos en verano. Las altas temperaturas obligan al uso de una climatización adecuada.

Por ello, vigila las subidas y bajadas de temperatura e intenta mantenerla constante a través de un termostato. Se recomienda que se evite bajar de los 25ºC, pues cada grado menos puede aumentar el consumo de tu aparato hasta en un 7%.

Fuente: www.20minutos.es

Be Sociable, Share!
Puede dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio .

Deja un Comentario

*